2017: un buen año para la venta de vivienda de segunda mano

2017: un buen año para la venta de vivienda de segunda mano

Si tienes intención de vender tu casa 2007 es el momento. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística, la compraventa de viviendas ha registrado en el primer semestre de este año 235.672 operaciones, un 13,15% más respecto al mismo periodo de 2016. Y las previsiones apuntan a que seguirá creciendo en la segunda mitad del año. Si a este dato añadimos que el precio de la vivienda ha aumentado un 3,7% respecto al pasado ejercicio, podemos asegurar que estamos atravesando un buen momento  para la venta inmobiliaria.

Y es que desde que el sector de la vivienda en España tocara fondo en 2013, herido de muerte tras la crisis económica que sobrevino con el boom del ladrillo, la recuperación ha sido moderada pero continua. De hecho, de proseguir la tendencia creciente en el próximo semestre de 2017, es muy posible que finalicemos el año con 100.000 operaciones de compraventa más que en el peor año para el sector, en 2013, cuando se produjeron 312.593 operaciones.

Una mejora con reservas

No obstante, a pesar de esta tendencia al alza, el sector de la vivienda está todavía muy lejos de alcanzar las cifras que se daban antes de la crisis, cuando en sólo un semestre se vendían más de 400.000 casas.

Igual sucede con el precio de la vivienda, que si bien aumentó en julio un 3,7% respecto al mismo mes del año pasado, acumula un descenso del 39,2% desde los máximos alcanzados en 2007, según el índice Tinsa IMIE.

Lejos todavía de estas cifras, la evolución de los precios en el periodo comprendido entre enero y julio de este año ha sido positiva, dos puntos por encima respecto al mismo periodo del pasado año. Así mientras el valor de la vivienda ha subido un 3,6% en los primeros siete meses de 2017, de enero a julio del pasado año avanzó un 1,6%.

Responsables de esta revalorización de los precios han sido las capitales y grandes ciudades, así como la costa mediterránea, donde el valor medio de los pisos creció un 5,5% y un 5,8% respectivamente, en los primeros siete meses de 2017.

Motivos de la recuperación

Pero ¿cuáles son los motivos de la recuperación paulatina que está experimentando el sector inmobiliario en España?

1-Demanda embalsada. El primero es la denominada “demanda embalsada” protagonizada por familias que, aun teniendo trabajo, redujeron por precaución el consumo durante los años de la crisis. Esta demanda que quedó en stand-by se está reactivando ahora ante el final de la incertidumbre, provocando un incremento del gasto. De hecho, los actuales compradores de viviendas en España están echando mano de sus ahorros a la hora de pagar por la adquisición de una nueva casa, en vez de recurrir a la financiación externa.

2-Bajada de precios. El segundo motivo es la bajada de los precios respecto a antes de la crisis. Así, a  pesar del aumento moderado del valor de la vivienda, los precios del parque inmobiliario en España distan mucho de ser lo que eran en la época del boom anterior a la crisis. Muchos son los compradores que pueden hacer frente a los precios actuales de una forma más cómoda que hace unos años y requerir menos dinero en préstamo.

3-Mejora económica. El tercer motivo sería la mejora de la economía, lo que se traduce en un aumento del gasto familiar. De hecho, según las perspectivas del Fondo Monetario Internacional, España es uno de los países cuya recuperación se está afianzando. Según las previsiones, la economía española crecerá un 3,1% en 2017 y un 2,4% en 2018.

4-Inversión extranjera. El cuarto motivo es la entrada de la inversión extranjera. Y es que los compradores internacionales invirtieron en el año 2016 más de 800 millones de euros en la compra de 53.500 viviendas en España. Esta cifra supone el 13,2% del total de las viviendas que se vendieron en España, 7.000 más que en 2015. Se trata de un sector con un alto poder adquisitivo, menos afectado por la crisis económica en sus países de origen, y que dispone de dinero para afrontar los pagos y esquivar los créditos o la financiación externa.

Deja un comentario