Reforma integral de una vivienda: Calcula el presupuesto atendiendo a estas consideraciones

Reforma integral de una vivienda: Calcula el presupuesto atendiendo a estas consideraciones

Tras la compra de una vivienda o al estar con ella tanto tiempo, por lo general se nos enciende la idea de hacer una reforma integral del inmueble. Sin embargo, más allá de lo que queremos debemos aterrizar ese primer destello y calcular un presupuesto en función a una serie de factores. Estos pueden ir desde el precio, tamaño de la vivienda, tipos de reforma que buscamos hacer, entre otros.

Una reforma integral implica crear un presupuesto amplio, flexible y ajustado a nuestra situación actual y al contexto nacional. Se trata de un proyecto en donde invertiremos dinero, tiempo y esfuerzo que quizás podamos comprometer si no evaluamos bien la situación. Es fundamental sentarnos y calcular hasta el más mínimo detalle para que el sueño no se vuelva una pesadilla.

¿Qué debes considerar para calcular el presupuesto de una reforma integral de tu vivienda?

Cuando nace la idea lo primero que debemos hacer es preguntar ¿Cuánto cuesta hacer una reforma integral de una vivienda hoy? Luego de la respuesta debemos sentarnos a calcular cuánto nos saldrá hacerla, en función a nuestras exigencias y presupuesto.

Sin embargo, hemos preparado una buena lista de recomendaciones para que el proceso fluya con normalidad. Quizás el resultado final permita hacer la reforma y gastar menos de lo estipulado. Conozcamos estos interesantes datos que le ayudarán a mejorar la perspectiva dentro de la transformación del inmueble:

1.Hay que contar con una buena variedad de presupuestos

Debemos tener a la mano una cantidad razonable de presupuestos que nos permitan ampliar un poco mejor el panorama. Si contamos con un solo cálculo podríamos cometer el grave error de pagar mucho más por un trabajo idéntico en otro lugar.  Pero en este punto debemos ir un poco más allá y tener una plantilla de lo actual versus lo que queremos. Con esto podemos tener una base estructural de lo que buscamos obtener y en función a  esto pedir los presupuestos.

Nada hacemos con tener 10 presupuestos diferentes sino sabemos el resultado final. Todos deben apuntar a un mismo diseño de reforma integral de la vivienda para poder comprar mejor. En estos casos buscamos calidad, buen precio, servicio, atención y materiales de primera.

2.Segmentar todo el proyecto lo más detallado posible

Es importante que luego de tener el plano de cómo quedará nuestra reforma integral esta debe estar segmentada por metro cuadrado. Nada hacemos con tener la plantilla muy genérica si no podemos calcular el presupuesto detalladamente. Es necesario tener un presupuesto de cada tramo o espacio de la vivienda para saber cuánto será la inversión. Esto es clave para tener una amplia visión presupuestaria de la reforma y no pagar más de lo presupuestado.

3.Tener los precios unitarios

Evitemos precios generales o por cantidad, es mejor manejar el monto que nos cuesta por unidad cada actividad que se realice en la reforma integral. Y esto nos obliga a tener con mayor detalle cada cosa que se haga en la vivienda, desde un enchufe hasta una lámpara, sin importar cuantas se coloque debemos exigir el monto por unidad. No aceptemos ningún presupuesto con montos genéricos sólo causan confusión, problemas y conflictos entre las partes.

4.Cuidado con los acabados finales

No nos extrañamos si nos topamos con el común caso en donde el acabado final termina costando más que toda la obra. Lo que sucede es un cambio de planes por parte del encargado de la obra quien indica que el acabado final deseado no era lo estipulado inicialmente, generando un pago extra. Esta confusión trae problemas, conflictos y lo peor, tener que pagar más dinero. Para esto hay que ser más claro que el agua y detallar aún más esos pequeños detalles.

Para evitar esto es fundamental conocer bien qué acabados queremos para nuestra vivienda. El presupuesto debe detallar claramente cuánto se necesita y su precio unitario. Es por eso que tener el monto total de nuestra reforma, los contratistas lo hacen genéricamente para tratar de aprovecharse de la situación. Si sabemos cuánto cuesta cada metro cuadrado y que acabado queremos, nada ni nadie nos podrá estafar.

5.Hay que reducir los eventos inesperados

Como el caso anterior, es común ver que algo no planificado ocurra en cualquier momento de la reforma. Por lo general pasa a mitad de camino o cuando todo está casi listo. Hay que saber que esto tiene un nivel de ocurrencia alto y tú puede ser el siguiente en la lista. Por eso reducir los eventos inesperados nos ayuda a mantener los presupuestos intacto, respetar los tiempos y tener un resultado profesional.

A pesar de ser algo difícil de lograr es posible evitar estos inconvenientes y para ello hay que ser protagonista en todo momento de la reforma. Para esto hay que explicar muy bien lo que queremos y reflejar perfectamente en el plano. No hay que escatimar en detalles y expresar claramente lo que buscamos.

Si queremos que la reforma culmine tal y como deseamos debemos apoyarnos de los expertos. Lo primero es contar con un arquitecto que nos haga el plano tal y como queremos. Otra manera en la que pueden ayudarnos es con respecto a los materiales que deseamos en el acabado final. En estos casos lo importante es tener conocimiento de lo que se va a hacer para estar todo el tiempo en la reforma. No podemos alejarnos y dejar todo en mano de la contratista.

Deja un comentario